#YoEstuveEn #TEDxRP 2016 | @TEDxRdelaP

¿Quién de ustedes no conoce de qué se trata TED? No me refiero a la película de Mark Wahlberg con el osito sino a TED. Bueno, es una organización que desde 1984 organiza eventos donde los oradores cuentan con hasta 18 minutos para elaborar y compartir sus ideas. Desde Científicos hasta emprendedores, llegando incluso a chicos pre-adolescentes, todos ellos tienen la oportunidad de pararse frete a una extensa audiencia y contar lo suyo. La cuestión es que este movimiento tuvo tanto éxito que la Organización TED comenzó a permitir a organizadores independientes utilizar el mismo formato para realizar charlas que TED no podría organizar por cuenta propia. Así es como en Argentina ya se han dictado el TEDx Río de la Plata, el TEDx Mar del Plata, TEDx CórdobaTEDx Laguna Setúbal, TEDx Rosario y TEDx Mendoza (si me olvido de alguno, sepan que no es intencional). Bueno, ayer sábado tuvo lugar la edición 2016 de TEDx Río de la Plata y tuve la oportunidad de asistir. Ya me había anotado hace un par de meses cuando me enteré que se sorteaban las entradas, y unas tres semanas antes del evento me llegó el email avisándome que había salido sorteado. Así que ahí estuve ayer, junto con las otras 10.000 personas que también asistieron al evento.

No suelo hacer reseñas de eventos, obras o películas… aunque ahora que lo recuerdo sí hice en algún momento una muy breve reseña de la película “Intensamente. En realidad no es que haya hecho una reseña sino que conté algo de la película para poder hablar de algo que me llamó la atención y que me pareció un guiño interesante de parte de la gente de Pixar. Como sea, esta vez sí voy a hacer algo más parecido a una reseña. ¿Cuál es? En realidad lo hago por varios motivos:

  1. Porque me parece que el evento valió la pena
  2. Porque es mi pequeño granito de arena para que quien no conozca acerca de las charlas TEDx, se entere, se interiorice, y sea parte
  3. Porque me pasé todo el día en el predio de Tecnópolis, desde las 9 hasta las 19:30
  4. Porque haber ido significó que no le dedicara el sábado a mis hijas que querían aprender a patinar (y que aprendieron por cuenta propia). Se podría decir que entonces, los debo esto a ellas también

 

Ojo, no se hagan a la idea de que lo que viene debajo es brillante. Es simplemente lo que a mí me quedó de cada charla. Porque cada uno puede haberse quedado con algo en particular. Entre las 10.000 personas que fuimos seguramente unos cuantos coincidamos y lógicamente muchos otros no van a coincidir conmigo. Me atajo, así después no me putean.

Y sin darle muchas más vueltas al tema lo que voy a hacer es ir una a una por las diferentes charlas en el orden en que aparecen en el programa que me dieron al hacer la acreditación. Lamentablemente no tomé nota de cómo cada orador tituló su charla, y si bien me acuerdo más o menos de algunos de los títulos, prefiero no se injusto con el resto y obviarlos todos.

Ahora sí, ahí vamos…

Presentadores: Diego Golombek y Sergio Meller

A Diego tuve la oportunidad de verlo durante una charla que fue a dar a la empresa en la que trabajo actualmente. Muy piola el tipo. Sabe mucho y tiene una muy buena dinámica para explicar, y además explica de manera simple y sencilla, como para que hasta un simio como yo pueda entender. A Sergio no lo conocía pero entre los dos le dieron una muy buena dinámica a los momentos entre charla y charla.

Dora Barrancos, experta en feminismo

Dora disertó sobre por qué se había hecho feminista. Contó cómo un hecho ocurrido en Brasil le hizo el click que la cambió para siempre. La charla fue fuerte pero necesaria. Es increíble que hoy en día se siga teniendo que luchar por la igualdad entre el hombre y la mujer. No debería haber machistas ni feministas, pero mientras siga habiendo pelotudos que piensen que las mujeres no deben tener los mismos derechos y/lo las mismas oportunidades, estoy de acuerdo en que tiene que haber quienes les recuerden lo equivocados que están.

Sebastián Bortnik, experto en Seguridad Informática y Presidente de Argentina Cibersegura

Sebastián habló del Grooming y de las redes sociales. Fue fuerte la charla porque contó sobre los hijos de mil puta que se amparan en perfiles de Facebook truchos para hacerse pasar por chicas o chicos menores, y así asechar, engañar, violar y matar a menores. Contó la historia de un tipo que asesinó a una chica de 12 años que fue a encontrarse con él pensando que se iba a encontrar con una amiga que se había hecho en Facebook, y contó sobre la historia de una chica a la que otro degenerado la había obligado a mostrarse frente a la cámara y a hacer cosas muy íntimas, que el tipo grabó y después liberó en la red. En un momento de su presentación, a Sebastián le flaqueó la voz y se le llenaron los ojos de lágrimas cuando contó la segunda historia. Es tremenda la impotencia que te da saber que existen enfermos como estos que pueden cagarle la vida a una criatura.

Yo tengo dos nenas, una de once y otra de ocho. Ambas tienen tablets pero solo la mayor tiene acceso a redes sociales para charlar con sus amigas y amigos. Si bien le estamos encima con ese tema y sabemos sus contraseñas, de todos modos sé positivamente que así como Internet está llena de basura, también está llena de gente mala, tal y como se los decimos a ellas. Gracias Sebastián por dar este tipo de charlas, no solo en TEDx sino como parte de tu labor como presidente de Argentina Cibersegura. Tal como vos dijiste, el no saber de tecnología no puede ser una excusa para no saber lo que hacen los hijos.

Hernán Casciari, escritor

La charla de Hernán fue la primera. Narró una historia que había escrito. Una historia muy personal sobre él y su Viejo. Sobre cómo durante un tiempo eludió llorarlo hasta que una foto lo agarró con la guardia baja (citando la manera en la que él mismo lo describió). Yo no te conozco Hernán y por eso no puedo decirte “Gordo, me hiciste bosta”, así que voy a optar por decir: “Hernán, me hiciste bosta”. Me hiciste pensar en mi Viejo, a quien justo había visto la noche anterior. Me hiciste pensar en que yo soy padre también. Me hiciste pensar en cómo mis hijas me pueden ver a mí, y como yo las veo a ellas. Me hiciste pensar en cuánto las amo y en lo orgulloso que estoy de como son. Hiciste que se me llenaran los ojos de lágrimas sentado en Tecnópolis. Pero no llegué a llorar. Me aguanté. Era la primera charla y no podía usar como excusa el hecho de que me doliera la espalda por la falta de respaldo de la butaca en la que estaba sentado. Y aunque no fue por eso, me la aguanté como un campeón. Me cuidé para parpadear lo justo y necesario como para que se reabsorbieran las lágrimas que se me habían amuchado en la cornisa de los ojos. Estoy esperando a que publiquen los videos de las charlas de este año, ya sea en el sitio de TEDx Río de la Plata o en el canal de YouTube, así puedo volver a ver tu charla para llorar tranquilo en la más absoluta soledad.

Víctor Demaría-Pesce, médico experto en la salud en situaciones extremas

¿Vieron la clásica pregunta de “qué vas a hacer cuando seas grande”? Bueno, Víctor arrancó con eso y dijo que él de chico quería ser astronauta pero que después se dedicó a la medicina. Pero la vida lo llevó a terminar siendo médico de los astronautas de la Estación Espacial Internacional. ¿Qué tal? ¡Casi nada! Contó sobre los cambios que se generan en el cuerpo de los astronautas durante sus seis meses de estadía en la estación (porque ese es el lapso de tiempo que pasan allá arriba hasta que los van a reemplazar otros astronautas). Muy interesante la charla.

Miguel Enrique Espeche, Psicólogo especialista en vínculos

Arrancó con el ejemplo de cómo uno aprende a andar en bicicleta. Contó cómo es que siempre hay uno que toma el rol de ser quien va sosteniendo la bicicleta, y de cómo muchas veces el día en que se decide sacar las rueditas, varios familiares son testigos del hecho. Y ahí es donde metió el tema de los miedos. Esos miedos que los mismos familiares infunden en el chico o la chica que está tratando de largarse a andar. Y la manera en la que condicionan a quien está en la bicicleta al decir cosas como “¡Se va a matar!”. Me hizo acordar mucho a cuando yo le enseñé a andar a mi hija mayor luego de sacarle las rueditas, y me recodó también que todavía tengo pendiente enseñarle a mi hija menor a andar sin las rueditas. Pero por sobre todo me hizo pensar mucho en el tema de los miedos.

Mi hija mayor tiene la costumbre de decir “¡No me va a salir!” cuando se enfrenta con algo nuevo, y cuando lo dice yo le recuerdo todas las veces que habiendo dicho eso, después las cosas le terminaron saliendo. Y le pido que deje de decirlo porque solo por eso se está condicionando a sí misma. Pero la charla de Miguel me hizo pensar seriamente en qué es lo que uno como padre puede estar haciendo sin darse cuenta, para dar base sólida a los miedos de nuestros hijos.

Pere Estupinyá, divulgador de la ciencia de la sexualidad

Un tanto bizarra la charla, porque contó sobre cómo se había metido en el estudio y la ciencia de la sexualidad luego de hablar con una científica que había realizado un trabajo que implicaba la excitación de las ratas hembras con un pincel. O sea… ¿qué querés que te diga? Para un inmaduro como yo, que te hablen de lo que le hacen a una rata con un pincel, y que incluso te muestren un fragmento de un video de eso, como que es un poco mucho.

Martina Flor, tipógrafa, ilustradora y diseñadora

Martina habló acerca de cómo ella se dedica a comunicar un montón de cosas tan solo con letras. Y no se refería a expresar algo con palabras. Sino que se refería específicamente a expresar ideas, sensaciones, sentimientos, con la tipografía de una sola palabra (o de unas pocas palabras). Mostró por ejemplo como había trabajado en la portada de una edición del libro Alicia en el país de las maravillas, y la manera en la que el diseño original había ido evolucionando hasta el resultado final, y los motivos por los que esto había sido. Todos escuchamos eso de que “una imagen vale más que mil palabras”, y Martina demostró que también una palabra (o varias) con la tipografía adecuada, puede expresar mucho más de lo que a priori se podría suponer.

Lucía Gagliardini, ilustradora y poeta

Siendo absolutamente sincero, no entendí esta charla. Se trataba de las libertades de cada uno, de lo que uno elegía hacer y de lo que uno era gracias a lo que los otros eran a su vez. Pero para cada caso que Lucía comentó, se imaginaba a ella tomando el té con la otra persona, agarrando la taza con las dos manos, con un mantel a lunares y mirándose por encima del borde de la taza con la otra persona. Incluso con Picasso. Como dije antes y espero que no lo tome a mal Lucía, no entendí. Quizás tengo que empezar a dejar volar un poco más mi imaginación.

Diego Gutierrez Zaldívar, especialista en criptomonedas

Bitcoin. De eso se trató esta charla. Diego habló del surgimiento y la evolución de esta moneda digital, y como esto a su vez dio paso a contratos digitales y a la calificación que nuestra identidad en Internet podría tener en el futuro como resultado de todo lo que hacemos en la red de redes. Si bien estoy lejos de ser un experto, como yo ya conocía del tema esta charla no me voló tanto la cabeza como quizás pudo haberlo hecho con los que no conocían bitcoin. Pero estuvo muy buena.

Silvina Kuperman, médica pediatra y especialista en Hemoterapia e Inmunohematología

Su charla fue acerca de cómo luego de haberse recibido empezó a trabajar en el banco de sangre del Hospital Garrahan, el corazón del hospital. Contó cómo con el tiempo, su equipo llevó adelante lo necesario para que se dejara de pedir a los pacientes que buscaran donantes, y en cambio el hospital pasara a encargarse al ciento por ciento de esta tarea. ¿Nunca les pasó que alguien les pregunte si pueden ir a donar sangre para un familiar o conocido? ¿No es loco que los familiares del paciente tengan que salir a buscar gente? A ella le pareció lo suficientemente loco como para decidirse a cambiarlo. Y el cambio fue tan grande que hoy en día ya hay una Ley que dictamina que los hospitales deban cubrir sus bancos de sangre por medios propios. Yo soy donante porque es una manera muy simple de dar una enorme ayuda a alguien. Si un familiar o un ser querido (o yo mismo) necesitáramos de sangre, no quisiera encontrarme en una situación en la que el hospital no tuviese sangre para dar. Es por eso que opto por donar. Porque si uno espera que los demás hagan algo, debe hacer eso mismo que espera de los demás.

Eduardo Levi Yeyati, Economista

En un país con tantos subsidios y asistencias sociales, Eduardo habló de la necesidad de un Ingreso Universal garantizado. Hizo una breve reseña acerca de cómo muchos trabajos y oficios fueron dejando de existir con el tiempo, y sobre cómo con el tiempo muchos trabajos y oficios actuales posiblemente vayan a desaparecer y sean reemplazados por máquinas. Entonces, para garantizar que haya trabajo para todos en un mundo con cada vez menos necesidad de mano de obra, dijo que va a ser necesario que la gente trabaje menos horas y que más de una persona haga el trabajo que antes hacía una sola. El tema me dejó pensando bastante. Es cierto que en el futuro seguramente haya trabajos y puestos que hoy en día ni siquiera existen, pero también es cierto que algo va a ser necesario hacer para que sigamos teniendo la posibilidad de trabajar.

Marcelo Magnasco, investigador del lenguaje de los delfines

Un físico que hace no muchos años se decidió a investigar el lenguaje de los delfines. Raro, ¿no? Pero definitivamente interesante. Contó una anécdota de su infancia sobre cómo un delfín le había salvado la vida a su tío. También mencionó estudios de hace varios años referentes al lenguaje de los delfines. Pero el foco principal de la charla versó sobre la manera en la que ellos estudian a los delfines en su estado natural, es decir: en el mar. También contó sobre cómo comenzaron a usar drones y filmadoras 360 para poder verlos mejor, y cómo diseñaron unos botes con múltiples micrófonos que captan e identifican desde qué dirección exactamente viene una señal sonora. Pero lo más destacable fue que después de explicar todo esto, aseguró que hoy en día todavía no tienen la más puta idea acerca de qué hablan los delfines. Si un tipo como este puede darse el gusto de decir “no tengo la menor idea”, entonces uno tiene carta blanca para decirlo cuantas veces sean necesarias.

Luciano Mellera, redactor publicitario que decidió vivir de la comedia porque lo hace más feliz

Luciano hace stand-up, y fue el último en subir al escenario. Y lo que hizo fue justamente una reseña de todas las charlas que habían pasado durante la jornada (bueno, no de todas pero de casi todas). Al principio no me cerró. Me preció un poco desubicado y hasta casi maleducado para con los oradores anteriores. Pero entonces me di cuenta de que de eso se trata el stand-up en cierto modo, de reírse del otro y de uno mismo. Y si, que conste que no dije reírse “con el otro” como suelen poner de excusa muchas veces sino que dije reírse “del otro”. Como sea, cuando enganché como venía la onda (que me habrá llevado unos 30 o 40 segundos) empecé a sonreírme primero, y a reírme después. Y al rato me encontré cagándome de risa a carcajadas. Muy bueno lo de Luciano. Me hizo reír en serio.

Pablo Meyer Rojas, Físico

Arrancó hablando de las piñatas Mexicanas. Siendo un Mexicano frente a un público Argentino, tuvo que explicar lo arraigado que está en la tradición mexicana el tema de las piñatas. Entonces empezó a hacer un paralelismo entre las piñatas y el descule que se hizo del genoma humano hace unos años. Y después terminó de cerrar ese paralelismo con la organización Dream Challenges, que tiene como finalidad unificar esfuerzos de miles de científicos en el mundo para encontrar respuestas a temas complejos, o para identificar patrones que por años no pudieron ser identificados. Algo así como un crowd-cientific-investigation, a como lo entendí.

Carina Morillo, Creadora de la fundación Brincar x un autismo feliz

Carina es mamá de Iván, a quien a los dos años y medio le diagnosticaron autismo. A partir de ese momento ella tuvo que aprender a buscar a su hijo en un par de ojos perdidos y en una mirada esquiva. Los mismos ojos que hasta hacía poco la habían mirado con alegría. Durísimo. La fuerza de ella, la emotividad en su voz, la simpleza con la que nos contó a todos su vida y la de Iván, creo que nos movilizó a todos. Tomé nota de una frase que dijo, y espero haberla tomado de manera textual: “No hay que ser expertos en nada para incluir al otro”. Me dolieron las manos de aplaudirla.

Fernando Salem, Guionista y director de cine y televisión

Yo soy de los que no conocían a Zamba. Tengo dos nenas que miran televisión pero nunca miraron PakaPaka. En gran parte es por eso es que yo no conocía a este nene de primaria que protagoniza una serie de dibujos animados nacional, que tiene por objetivo contarles a los chicos nuestra historia, la historia de nuestro país. Pero el foco de la exposición de Fernando fue cambiando poco a poco, y de sus comienzos y de la manera en la que se propuso hacer un dibujito que contara nuestra historia, pasó a centrarse en el maestro de la primaria que lo había motivado y que le había enseñado a aprender de un modo diferente. Así, contó cómo después de tantos años lo Googleó y logró dar con él, y cómo él no solo lo recordaban sino que además había guardado su carta de fin de año de 4to grado. Contó cómo su maestro se había salvado de una posible muerte en Malvinas al no llegar a tiempo a subir al avión por ir a abrazar a sus padres por última vez. Y entonces dijo que su maestro se encontraba ese día ahí, con nosotros. Y mostró la carta que había guardado durante todos esos años, y entonces le pidió que levante la mano. Los 10.000 que estábamos ahí nos empezamos a mirar unos a otros con cara de “¿sos vos?”, hasta que por el medio del sector central de sillas uno levantó tímidamente la mano primero, y tuvo que pararse después. Y lo poncharon con la cámara en la pantalla gigante. Y todos empezamos a aplaudir. Y ahí sí que largué un par de lagrimones. No más que eso che. Dos fueron, posta. Pero no me pude aguantar.

César Silveyra, rapero, psicólogo y danza-terapeuta

Yo no miré a Xuxa. Principalmente porque para cuando surgió Xuxa yo ya había pasado a la adolescencia, así que más allá de que estaba bárbara, no tenía otra opinión de ella. Pero César pasó por la niñez en el mismo momento el que estaba en el aire el programa de Xuxa. Y arrancó contando la historia de cómo fue al programa con el anhelo de verla y estar cerca de ella, y de cómo por respetar las normas y hacer caso a una paquita mala onda, los otros pendejos lo terminaron durmiendo y quedó relegado al final de la marea de pibes sin poder estar a menos de varios metros de Xuxa. Y después se puso a medio-cantar medio-rapear una canción con su guitarra. Una canción que hablaba de Xuxa, las paquitas y la vida en general. Qué sé yo…

Diana Wang, especialista en terapia de parejas

Habló de cómo en las parejas uno a veces es barrilete y a veces estaca. O sea, cómo a veces uno vuela y como otras veces uno se mantiene en tierra firme. Habló sobre la importancia del piolín (o cordel) entre el barrilete y la estaca. De que no debe cortarse. De que debe volver a enrollarse cada día prolijamente para que no se enrede. No sé si su charla fue muy corta o si es que a mí me lo pareció. Pero estuvo buena.

Filippo Brunelleschi, arquitecto, escultor y orfebre

En un momento hicieron una cosa medio rara: trajeron a un muerto al escenario para que hablara de lo que había hecho. No nos unimos todos de la mano mientras uno agarraba el tablero de la ouija, no. Entró un tipo vestido como Filippo Brunelleschi que contó en primera persona, como si fuese él, la historia sobre la construcción de la cúpula de la catedral Santa María del Fiore, en la Toscana, Florencia. Medio volado, pero estuvo bien actuado y bien contada la historia.

Manu Sija, multi-instrumentista

Cantó y tocó varios instrumentos mientras iba grabándose tocándolos, y después dejaba ese fragmento en loop y pasaba a hacer lo mismo con otro instrumento. Así armó él solo un tema que al final parecía tocado por una orquesta entera. Entre los instrumentos musicales que tocó (y sepan disculpar mis limitaciones para reconocer algunos) había: un guitarrón raro, una guitarrita más chiquita, una guitarra eléctrica, un siku, una batería, un triángulo, un órgano eléctrico, un bongó y no me acuerdo qué más. Una bestia el flaco.

Combinado argentino de danza

Arrancaron vestidos de gaucho haciendo unas danzas que por momentos eran como samba, y por otros momentos se parecían más a una parte de un espectáculo de De La Guarda. Después se sacaron los ponchos y los sombreros y se pusieron a bailar malambo, pero en remera, pantalón y zapatillas. Y entonces empezaron a mechar baile tipo hip-hop, dando vueltas en el piso con la cabeza y todo eso. Una fumada importante la de los muchachos. Evidentemente yo no lo entendí porque por lo que dijeron, ganaron varios premios ya.

Exhibición de Freestyle Rap

Entre El Misionero, Sony y Cober DFC hicieron una suerte de duelo de Freestyle rap. Está bien lo que hacen, pero no es mi estilo ni a palos. A mí me gusta el rap de los Beastie Boys y el de Run DMC. Ni siquiera me gusta el rap pandillero yankee de ahora, y nunca entendí el rap de Eminem ni me gustó el rap latino. De nuevo, está bien lo que hacen estos chicos, pero no es mi estilo.

Clubes de Ideas

También estuvieron en el escenario la gente de Clubes de Ideas, que se trata de una propuesta educativa en la que se busca que los alumnos puedan encontrar sus pasiones poniendo a su disposición un espacio para que puedan trabajar en sus ideas. ¡Muy bueno!

Sergio Feferovich y Gerry Garbulsky, el Himno Nacional Argentino cantado por todos

En un momento de la mañana, Gerry presentó a Sergio, y después éste último empezó a hablar del Himno Nacional Argentino y de que quería que todos lo cantemos y hagamos el coro más grande que lo haya cantado. Pero lo quería hacer casi a capella y con tan solo una “batería virtual”. Entonces fue haciendo que el público vaya tarareando y cantando algunos fragmentos instrumentales del himno, y después de un ratito nos hizo cantarlo. Si bien no fue perfecto estuvo bastante bien. ¿Vieron que siempre que tocan el himno en alguna parte todos lo murmuramos apenas? Bueno, la manera en la que Sergio llevó al público en general hizo que en un momento dado yo me encontrara a mí mismo cantando el himno con ganas.

Y aprovecho para dejarles apenas un fragmento de 10 segundos que grabé con el cliente de Snapchat. Si bien no se aprecia en este video, les puedo asegurar que estar ahí escuchando las 10.000 voces coreando esta parte instrumental, hacía que se te pusiera la piel de gallina.

 

De nuevo, esto no intenta ser una reseña. Ni siquiera empieza a hacer justicia al laburo de los oradores y de todos los que estuvieron en la organización de TEDx Río de la Plata 2016, pero es mi manera de devolver un poco lo que me llevé.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.