Y claro, el que tiene un chumbo te mete un tiro

Hoy estaba en casa de Karina y Horacio tomando unos mates y justo pusieron la tele de fondo, que es cuando la prendés no porque vayas a mirarla sino más bien para que haga de sonido ambiente. Cuestión que en un momento Horacio empieza a hacer zapping justo cuando yo salía del comedor diario para arrear a las nenas para que vayan al baño y se pongan la campera porque en seguida nos estábamos yendo. Entonces vuelvo y estaba puesto un canal de noticias donde estaban dando una noticia reciente de un tipo que por una discusión de tránsito sacó un revólver por la ventana y le tiró al otro auto, así como así. Encima de que lo estaban viendo por las cámaras de seguridad de la calle, justo atrás tenía a un auto civil con dos gendarmes, que al toque lo arrestaron. La noticia ya está en Clarín en este link.

Boludo, estamos hechos mierda. Pero no los argentinos. Todos. Esto pasó acá hoy pero pasa cualquier día en cualquier parte del mundo. Es fácil acordarse del que se bajó del auto en un peaje y le pegó un tiro a otro también por una boludés de tránsito, pero da lo mismo si el tema es de tránsito, doméstico, laboral, o si resulta ser que un desquiciado de mierda que agarra un Airbus A320 y lo estrella en los Alpes suizos porque tiene una tara mental de la concha de la lora.

La vez pasada vi relatos salvajes y la historia que protagonizan Leonardo Sbaraglia y Walter Donado ilustra en parte toda esta mierda. Toda esta puta locura que tenemos en la cabeza y por la que nos dejamos llevar como animales sin raciocinio ni instinto. Porque los animales matan por un motivo: por hambre, por territorio, por liderazgo… pero nosotros terminamos matando por imbéciles. Porque a pesar de que decimos ser el animal que ha logrado diferenciarse de los demás por su inteligencia, terminamos demostrando que estamos muy lejos de eso. Y así es como el día menos pensado salís a la calle, te trenzás en una discusión estúpida por una pelotudés, y el que tenés adelante te mete un cuetazo en la frente o te mete unas cuantas cuchilladas solo porque ese día se le desalinearon un par de patitos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.