#TodosSomosBloggers

Facebook cambió un montón de cosas. Bueno, no solo Facebook lo hizo porque hay muchas otras redes sociales dando vueltas, con diferentes objetivos y para diferentes tipos de contenidos. Pero de todas ellas Facebook es la que se destaca por haber acercado el blogging a las masas. ¿De qué está hablando este mamerto?, se preguntarán ustedes. Denme el beneficio de la duda y permítanme explicarme un poco mejor.

Antes,  cuando los blogs recién arrancaban masivamente allá por comienzos del 2000, para escribir un blog había que tener verdaderas ganas de encarar el tema. Había que contratar un servicio de hosting, configurarse una cuenta de FTP (para lo cual había que saber qué era eso), buscarse una herramienta que permitiera generar la estructura de un sitio web (más complicaciones), tratar de armar un “algo” decente con los pocos conocimientos que se tuvieran, empezar a pensar y volcar contenidos, subirlos, tratar de lograr que alguien los leyera, etc., etc., etc. Pero también se podía optar dar de alta una cuenta en Blogger y olvidarse de todo lo que comenté antes. Pero insisto, si uno quería ponerse un blog en serio, con dominio propio y todo, el camino era un tanto menos gentil.

El tiempo pasó, y los blogs se masificaron. Hace unos dos años atrás se estimaba la existencia de aproximadamente 150 millones de blogs en Internet (no me pregunten como hicieron el cálculo porque no tengo la más puta idea). ¿Cuántos blogs se crean diariamente hoy? De nuevo, ni la más puta idea. Pero convengamos en que debe estar entre los cien y los doscientos mil. Y eso es mucho material para ver, leer, comentar y compartir. Estamos de acuerdo en eso. Pero en contrapartida, ¿cuánta gente postea diariamente en sus cuentas y en sus páginas de Facebook?

A febrero del 2015 había 1,39 billones de usuarios activos de Facebook. Eso es 1.390 millones de cuentas activas. De esa cantidad, cerca de 900 millones se loguean diariamente en sus cuentas. No quiere decir que los restantes 490 millones no lo hagan, sino que diariamente casi 900 millones de personas se loguean a Facebook. Además se generan unos 5 perfiles nuevos por segundo (POR SEGUNDO, sí), se suben más de 300 millones de fotos a la plataforma, y se producen 293.000 actualizaciones de estado por minuto. Es decir: cada 60 segundos casi 300.000 personas postean algo en su perfil (y esto no contempla los 510 comentarios que se producen en el mismo período de tiempo).

¿A dónde carajo voy con todo esto? A que hoy en día de los casi 1.400 millones de usuarios activos de Facebook, una muy buena parte de ellos son bloggers sin saberlo. Dejo afuera a los que entran cada muerte de obispo, y a los voyeuristas de Facebook que se contentan mirando lo que publican los demás pero sin postear nada en sus propios perfiles. También dejo afuera a las más de 80 millones de cuentas “falsas” que son utilizadas para generar likes dirigidos, o para bastardear a otros usuarios, o espiar desde el anonimato a usuarios y compañías.

Ahora hagamos el siguiente ejercicio: sacando a los mencionados en el párrafo de arriba cerremos la cantidad en 1 billón (1.000 millones). Saquemos de paso a los que además de Facebook tienen su propio blog (yo ahí anoto un poroto). Saquemos a los que tienen canales de YouTube, cuentas de Instagram, etc. Exageremos y saquemos todo lo que queramos. ¿Cuánto podemos sacar hasta que nos quede un número que de todas maneras va a ser cochinamente inmenso de usuarios que día a día tipean contenido nuevo en sus perfiles de Facebook? Personas que emiten una opinión. Personas que cuentan lo que les pasó en las vacaciones, o en el viaje al trabajo, o que hacen una reseña de una película que fueron a ver, o lo que sea.

¿A qué número llegaron? ¿Qué tanto se alejaron de los 1,39 billones? ¿Llegaron a la mitad? ¿Menos que eso? ¿No es enorme el número que queda de todos modos? Tomemos solamente un 20% de los 1.390 millones, y redondeemos en 280 millones el número de personas que día a día generan contenido. 280 millones que sin saberlo, son bloggers en sus propios perfiles de Facebook.

Mencioné más arriba que en el 2013 se estimaba la existencia de 150 millones de blogs. Dupliquemos eso (porque se me canta) y supongamos que del 2013 a esta parte hayamos pasado a tener 300 millones de blogs en el mundo. Ojo, muchos de esos blogs son de compañías y no de particulares. Pero no importa, aferrémonos a ese número: 300 millones de blogs en el mundo al día de hoy. ¿No se parece mucho esa cifra al 20% de las cuentas de Facebook? Y conste que exageré groseramente suponiendo que solo el 20% de los usuarios activos de Facebook no tienen un blog personal, y que postean contenidos en sus propios perfiles al menos una vez al día.

¿Ahora se entiende el porqué del título de esta entrada de blog?

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.