Seis años para hacer cuatro toques

Vamos a blanquear la situación: soy un usuario de iPhone. No soy un fanático de esos que empiezan a hacer la cola 6 días antes de que se presente (y no de que se venda) el nuevo iPhone, ni de los que defienden a sus teléfonos, tablets o laptops con la misma furia desencajada de un hincha de Boca discutiendo con uno de River. No soy ese tipo de pelotudo. Puedo cuadrar en otros tantos tipos de pelotudo pero en la clasificación de fanático teo-tecnológico, no entro.

Me gusta mucho Android, exceptuando las versiones pedorras que salieron para los teléfonos de 3 pulgadas o menos. Y exceptuando también las customizaciones de mierda que hacen los de Movistar, Personal y Claro cuando venden sus teléfonos con plan y apps para sus servicios agregados y para que sus logos aparezcan hasta en las caras de tus contactos. Android es mucho mejor que iOS en algunos aspectos, y queda en desventaja con iOS en otros cuantos aspectos (al menos para mí). En lo que respecta al hardware de algunos aparatos, el Moto X en general me parece un teléfono de puta madre. El Galaxy S4 y S5 son bonitos (un tanto grandes para mi gusto) pero creo que quedan detrás de un Experia por ejemplo. Porque vos agarrás un Experia y te das cuenta que desde el diseño exterior, está pensado para gustar, como lo está el iPhone. Y también está HTC, con una línea bárbara pero que por desgracia casi no entra en Argentina.

Después tenemos los Nokia con el Windows Phone 8.1. Qué se yo… a mí los mosaicos chotos esos no me terminan de cerrar, pero lo que aplaudo es que Microsoft supo salir a competir con dos sistemas operativos ya establecidos (iOS y Android) con algo basado en un diseño de interfaz completamente diferente. Bravo por eso. Es una chotada, pero aun así, bravo por eso.

Y cerrando la lista tenemos a BlackBerry. Más de lo mismo, nada nuevo que decir. Crónica de una muerte anunciada.

Cuestión que soy un usuario de iPhone desde Febrero de 2009 si la memoria no me falla. Mi primer iPhone fue un 2G de 8 GB usado (el plateadito con la banda negra). En Septiembre del 2010 cuando salió a la venta en Argentina el iPhone 4 me compré uno negro de 16 GB. Y en Febrero del 2013 me hice traer de USA un iPhone 5 de 16 GB, nuevo, liberado y de color blanco. Entre medio en casa hubo un iPhone 3GS blanco de 16 GB (usado) que le hice traer a mi señora y que más adelante se lo cambié por un iPhone 4 blanco (usado también). Cuando yo me pasé al iPhone 5, mi iPhone 4 (que habiéndolo usado yo, estaba en perfecto estado) se lo pasé a mi señora y vendí el iPhone 4 blanco de ella que ya cuando lo compré estaba medio cagado a palos. Pero al poco tiempo ella quiso comprarse un teléfono nuevo y dio el salto a un Moto X (un teléfono de la hostia). Mirá lo que son las cosas que mi iPhone 4 hoy en día lo tiene uno de mis cuñados.

Y así es como desde hace seis años soy usuario de iOS. Empecé con iOS 2.x, y fui pasando por las versiones intermedias hasta llegar a la actual 8.1.2. Incluso en cada una de las versiones intermedias fui haciendo el jailbreak. No es que le haya instalado millones de pelotudeces, pero 2 o 3 gansadas siempre hicieron que valiera la pena tener el jailbreak hecho. Hoy en día tuve que elegir no tenerlo por incompatibilidad con una aplicación de seguridad que necesito tener instalada en el teléfono.

O sea, no voy a decir que me conozco todos los putos seteos de configuración de iOS, pero convengamos que he visto unas cuantas de las opciones disponibles en estos años. Aun así, hoy estaba en la oficina y un compañero de laburo me estaba mostrando el iPhone 5S que se acababa de comprar a través de un amigo de un amigo de un amigo de un conocido. Tenía el teléfono desbloqueado y con el WhatsApp abierto, y al ver esa pantalla noto que es diferente a la mía. Es como que se veía mejor. Desbloqueo mi iPhone 5, abro el WhatsApp y comparo. Si, definitivamente se veía mejor.

- ¿Por qué tu pantalla se ve mejor? – le pregunto

- ¿Mejor? No creo. Debe ser que yo tengo el brillo más bajo

- No. Se ve mejor. ¿Ves? – y le muestro los dos teléfonos - La tipografía se ve diferente. Se ve mejor. Es como que fuera más chica.

- Ah… si, porque yo el iPhone 4 que tenía antes lo usaba con la letra más chica. Y ahora que compré éste, le bajé el backup del anterior y me bajó esa misma configuración.

Entonces me lo quedé mirando. Tengo que admitir que me daba vergüenza pedirle que me explique donde carajo estaba esa configuración que en 6 años yo nunca había cambiado y que claramente hacía que el texto en la pantalla se viera mejor. Pero tampoco podía hacerme el pelotudo y ponerme a buscar en Google como hacerlo, porque estábamos sentados uno al lado del otro.

No hay excusas. Era solo ir a Ajustes -> Pantalla y brillo -> Tamaño del texto, y ahí achicar la letra de 3 a 1. No es solo que se vea más chico. Posta, se ve mejor. Tampoco es que sea el día y la noche, pero en la vista de emails tengo un email más en pantalla por ejemplo. En una de las imágenes al pie dejo una captura de la pantalla con la tipografía en tamaño 3 en comparativa con el tamaño 1. La diferencia es apreciable.

Así que después de lo de hoy, solo me queda una cosa por decir:

¡BOLUDOOOOOOOOOOOOOOOO!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.