#Quilombo en el #subte

Los jueves la más grande de mis nenas sale más tarde del colegio porque vienen del campo de deportes, así que yo hago a tiempo a salir del trabajo y pasarla a buscar. Generalmente nos tomamos el colectivo, pero como tardaba un poco en venir y ya iban un par de veces que ella me decía de ir en subte, le terminé proponiendo ir hasta la estación que está ahí nomás, a una cuadra. Eran como las siete de la tarde así que el subte todavía venía cargado por el final de la hora pico. Tomamos el subte, y al rato para en la estación justo anterior a la que bajamos nosotros, abre las puertas y ahí se queda.

Lo primero que uno piensa es que no le dan luz verde para entrar en el túnel, pero después de un par de minutos la gente empieza a asomar la cabeza por las puertas abiertas y algunos incluso a salir de la formación para tratar de averiguar qué es lo que pasa. Entonces no muy lejos (sería a la altura del final del vagón de atrás al nuestro) se empieza a escuchar gente discutir.

- ¿Qué pasa papi que no arranca el subte?

- Ni idea gordita.

Entonces por los parlantes se escucha algo así como:

- Personal policial por favor dirigirse a la estación %donde_estaba_parado_el_subte%.

Para ese entonces algunos empezaron a pasar caminando para el lado de las escaleras, y muchos otros a salir del vagón para mirar hacia la parte de atrás. Entonces se empieza a escuchar griterío. Y al toque algunos de los que estaban afuera empiezan a decir que al parecer había un par de pungas en el vagón de atrás y que no querían bajarse porque faltaba poco para la estación de ellos.

- ¿Qué pasó ahora papi?

- Parece que descubrieron a unas personas robando y les están diciendo que se bajen del vagón pero ellos no quieren.

- ¡Vos no te bajás! No vayas a mirar porque yo estoy acá adentro, ¿sí? – me dice

- Si, quedate tranquila que no voy a bajar. Además, si estuviera solo tampoco me bajaría porque no creo que haya mucho que ver. Me entero de lo que pasa por lo que comentan los que entran.

Pero en este punto donde uno empieza a indignarse: ¿cómo puede ser que encuentren a dos tipos afanando en el subte y tengan encima el descaro de que les chupe un huevo y digan que quieran seguir? ¡Seguro que son dos pendejos que saben que nadie los puede tocar porque son menores y que encima si viene la cana pueden estar los mismos canas en un problema si les tocan un pelo de más! ¡Qué país de mierda boludo! ¡Me cago en este país de mierda!

Y de las discusiones pasaron a los gritos. Alguien entró y dijo que ya habían llegado unos policías pero que los tipos igual no bajaban. “¡¡Dale arrancá!!” empezaron a gritar algunos desde el fondo. Y se empezaron a escuchar golpes en la parte de afuera del subte, como alguien pegándole palmadas al subte para reforzar la frase.

Entonces pasa caminando por afuera y hacia el primer vagón una mujer vestida con la ropa de MetroVías (la motorman supuse yo), y la gente que estaba afuera empieza a meterse de nuevo en el subte.

- Los deben haber bajado entonces. – dice uno cerca mío

- No, nada que ver. – dice un flaco que justo se me paró al lado, y que había sido uno de los primeros en bajar a ver – El tema es que esos dos flacos no estaban robando. Dijeron algo que no le gustó al que abre las puertas del subte, y entonces el tipo llamó a la policía para que los bajen del subte diciendo que estaban afanando.

- ¿Me estás jodiendo? – le pregunto

- No. La gente misma le decía al tipo que no mintiera, que los flacos no habían hecho nada. Solo se habían quejado del servicio del subte. En un momento se cansaron y se bajaron y le decían al del subte que arrancara, que ya se habían bajado. Pero el tipo se hacía el ofendido.

En ese momento las puertas se cierran y el subte finalmente arranca, pero desconozco de si los flacos se tuvieron que quedar a esperar otro subte o si siguieron en el mismo subte que veníamos todos.

- ¿Entonces no estaban robando esos señores?

- No, parece que el señor del subte mintió. – y mi hija se queda pensando y me dice…

- Está mal mentir, y más todavía si mentís sobre otras personas.

Si un chico (mi hija en este caso) lo entiende de manera tan simple, ¿entonces por qué carajo a medida que vamos creciendo empezamos a hacer tantas pelotudeces?

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.