Mamá, papá, tengo una pregunta sobre Papá Noel...

¿Hasta qué edad creyeron en Papá Noel? En mi caso no lo recuerdo exactamente, pero debe haber sido hasta alrededor de los 8 o 10 años. Le acabo de mandar un WhatsApp a mi Vieja para preguntarle y ella también cree lo mismo.

La más grande de mis hijas, que está a punto de cumplir 9, creyó en Papá Noel hasta los 8. En realidad a los 7 ya nos preguntó si Papá Noel éramos nosotros y aunque se lo negamos, no nos  creyó mucho. Pero justo en nochebuena, estando en el departamento de la tía de mi señora salieron al balcón a las doce para ver si lo veían pasar con su trineo (mientras nosotros acomodábamos los regalos), y justo vieron salir al balcón del edificio de en frente a uno vestido de Papá Noel. Seguramente acababa de dejar la bolsa a los chicos de la familia. Cuando el tipo vio y escuchó a mis nenas gritándole, se tomó unos segundos para saludarlas y regalarles un “¡Ho-Ho-Ho!” y después desapareció por el otro ventanal, que sería el dormitorio donde más que seguro iba a sacarse el disfraz para aparecer en el comedor justo a tiempo antes de que los nenes de la familia se empezaran a preguntar dónde estaba el tío, el primo, o quien fuera el que en realidad les había traído los regalos vestido de Papá Noel.

Y así es como se mantuvo viva la creencia para la mayor... aunque fue solo por unos pocos días, porque cuando empezó la colonia de verano, escuchó lo que otras nenas decían y el mito dejó de ser sostenible. Así que finalmente tuvimos que decirle la verdad.

En cuanto a la más chica de mis nenas (que ya tiene 7) con mi señora tenemos clarísimo que para el año que viene, cuando casualmente tenga 8, ya se va a haber terminado la magia. Este año ya tiene sus dudas pero la vamos piloteando. Incluso acabamos de hacer lo de El llamado de Papá Noel de Coca-Cola. Creo que con eso pasamos estas fiestas...

¿Por qué está bueno que los chicos crean en de Papá Noel? Cada uno puede tener sus motivos, pero en mi caso creo que lo mejor es que les mantiene viva una parte de su inocencia. Y por qué no aceptarlo, también está bueno como padre poder desligar en el gordito bonachón la responsabilidad de que no le hayan traído exactamente el regalo que querían wink

Es notable lo que puede la inocencia de los chicos. Me refiero a creer en que un gordito barbudo con nariz de borracho, vestido para el clima del polo en nuestro verano húmedo y pegajoso, que ríe con raras carcajadas, pueda volar por todo el mundo en una sola noche en un trineo tirado por renos, repartiendo regalos. ¡Renos volando! ¡Mierda que de chicos nos creemos cualquier cosa!

Pero está bueno eso. No quiero decir que está bueno que nos creamos cualquier cosa, sino que está bueno que siendo chicos creamos en que algo como eso puede pasar. Que la magia existe. Que Papá Noel les reparta a todos los chicos de todo el mundo y en una sola noche, los regalos que estuvo preparando durante todo el año. Incluso como adulto está bueno pensar en un mundo donde todos los chicos del mundo pudieran al menos una noche al año recibir un regalo. Algo que les arranque una sonrisa y les haga pensar que el mundo puede ser un lugar mejor.

Cada vez se hace más difícil mantener la inocencia de nuestros hijos, pero es importante para ellos que hagamos todo lo posible por mantenerla. Para permitir que vivan la infancia. Ya van a tener tiempo para crecer. Mientras tanto, ayudémoslos a disfrutar de esa época tan maravillosa que es ser chicos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.