#CarpeDiem... ¿carpe anno?

Los desarrolladores y diseñadores web están más que acostumbrados a esta expresión. Al menos a leerla. En cualquier creación de artículo, página o blog dummy (de prueba) éste es el título que se suele agregar automáticamente. ¿Pero qué es lo que significa? Carpe diem es una expresión que proviene del latín. La traducción literal es tomá el día, pero su significado en la actualidad sería algo más del tipo aprovechá el momento. De acuerdo con Wikipedia es comparable con viví cada momento como si fuese el último.

¿No es esto algo mucho mejor para decir con miras a comenzar un nuevo año, antes que las mismas frases hechas de siempre?

  • Que el año que viene se te cumplan todos tus deseos
  • Que el año que viene se te cumplan todos tus proyectos
  • Que el año que viene sea mucho mejor que este que termina
  • Que el año que viene se te den todas las cosas que no se te dieron este año
  • Que el año que viene la pongas
  • Etc., etc., etc.

En mi caso, este 2014 que termina fue bastante complicado en algunos sentidos. Fue como una montaña rusa con muchas subidas y bajadas que te dejan sin aliento por momentos. Y en medio de todo eso tomé la relegada desición de darle forma a este blog. Fue posiblemente para mantener la mente ocupada en algo nuevo. Una manera de construir algo. De tener algo que crear. El hosting lo tenía contratado desde hacía ya dos años con la finalidad de crear un sitio totalmente diferente. Un sitio en el que en algún momento estuve trabajando bastante pero que tras haber encontrado algunos contratiempos relacionados con el diseño, quedó varado (y así continúa). Y entonces, ¿por que mientras tanto no darle un sentido a ese servicio de hosting con algo nuevo y diferente?

Carpe diem resume en cierto modo el disparador para la creación de este sitio. Y carpe diem es lo que les deseo a cada uno de los que están leyendo esta entrada de blog. Tomen el día. Aprovechen el momento. Empiecen eso que vienen dejando para más adelante. Dénse la oportunidad de probar y tener que reintentar.

Hay muchas cosas que no dependen exclusivamente de ustedes. Entonces aprovechen para empezar aquellas cuyo comienzo sí dependa de la desición que tomen. No esperen a que los proyectos y deseos sencillamente se produzcan como por árte de magia. Generen el cambio. No tiene que ser algo enorme. Empiecen por algo chico si es necesario. Algo que sea posible empezar y concretar. Quizás eso sea parte de algo más grande. Pero como dicen los gringos: den pasos de bebé (baby steps). Todos empezamos igual.

Así que por todo lo de arriba:

¡Carpe diem en este 2015 que está por comenzar!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.