#Campo vs #Filtro de #DistorsiónDeLaRealidad | @DisneyPixar

Hace unas tres semanas fui con las nenas al cine a ver IntensaMente, cosa que mencioné por arriba en esta otra entrada de blog. La película está bastante bien planteada y como casi todas las películas de Pixar (y no digo “todas” para no parecer exagerado), es impecable desde lo visual. Quédense tranquilos que esto no intenta ser una crítica de la película, ni una reseña, ni un listado de los huevos de Pascua (Easter eggs) que aparecen en la película. El único motivo por el que escribo esto es para comentar algo que mientras miraba la película me arrancó una sonrisa cómplice. Pero antes y para los que no conozcan sobre la historia de Pixar voy a ponerlos en contexto...

Pixar era una parte de la división de animación por computadoras de Lucasfilm, la productora de George Lucas, un muchacho que se hizo un poco conocido con unas peliculitas llamadas Star Wars. El tema es que a comienzos de los 80s George Lucas estaba necesitando guita para su juicio de divorcio (no estoy seguro de que haya sido el único, pero eso no es relevante) y en aquel momento la noticia llegó a oídos de Steve Jobs, que para ese entonces había sido despedido de Apple Computer (ahora: Apple Inc.). Jobs le ofreció bastante menos de lo que George Lucas esperaba sacar y no cerraron el trato. Ya en 1986 y bastante más urgido de guita, George Lucas terminó aceptando venderle a Jobs esa división de su compañía por apenas 5 millones de dólares. La historia es larga y muy interesante pero basta con decir que si bien a Steve Jobs Pixar le costó durante algunos años unos cuantos millones de su propio bolsillo (por no generar prácticamente ingresos), en el 2006 se llegó a un acuerdo a través del cual Disney compró a Pixar por 7.400 millones de dólares, convirtiendo a Steve Jobs en el individuo con mayor paquete accionario de Disney. Para resumir: Steve Jobs compró Pixar por 5 millones y diez años después la vendió a un 148.600 por ciento del valor de compra. Nada mal… nada mal.

Y yendo ahora a Steve Jobs en particular, para los que no lo saben el tipo era un déspota que trataba a sus empleados como el orto. Era brillante en otros aspectos, pero sus métodos para que sus empleados dieran lo mejor de sí, implicaban llevarlos más allá de los límites y al mismo tiempo basurearlos y tratarlos como la peor mierda del mundo. Casualmente Bill Gates también solía humillar públicamente las ideas de sus empleados diciendo cosas como: “¡Esa es la peor mierda que escuché en mi vida!”.

Pero volviendo a Jobs, él tenía sus métodos para manipular a la gente, y el más renombrado era el “campo de distorsión de la realidad de Steve”, que consistía en decir cualquier cosa con tal de convencer a sus empleados de que hicieran lo que él quería que hiciesen. Así el tipo teñía, arreglaba, acondicionaba y modificaba a su gusto y placer los hechos que eran de público conocimiento de tal manera que convencía a sus empleados de que no podía haber otra realidad más que la que él estaba contando. Por más que hasta hacía cinco minutos atrás ellos hubieran conocido hechos diferentes, el “campo de distorsión de la realidad de Steve” hacía dudar y hasta cambiar de parecer al más convencido de lo contrario.

Ahora sí, sin entrar en muchos detalles de IntensaMente para no hacer de esto algo demasiado largo ni cagarle a quien no la haya visto partes de la trama, en una parte de la película se muestra como pequeñas personitas que todos supuestamente tenemos en la cabeza, montan en una suerte de estudio de grabación lo que para la persona en cuestión termina representando sus sueños. Así, estas personitas se disfrazan y se paran en un set medio improvisado, para interpretar por ejemplo algo que la persona vivió ese día. Y para que el sueño sea creíble para quien lo va a soñar, antes de que el director del set diga “acción”, alguien pide al operador de la cámara que ponga el “filtro de distorsión de la realidad”. Al poner este filtro sobre la lente de la cámara, casi por arte de magia los actores pasan a verse exactamente igual a las personas que la protagonista humana conoce, y lo mismo sucede con el set de filmación, que de la nada se ve exactamente igual al aula de la escuela de la protagonista.

El filtro de distorsión de la realidad de IntensaMente vs el campo de distorsión de la realidad de Steve. Quizás sea este un sutil homenaje póstumo para Steve Jobs de parte de John Lasseter, director creativo de Pixar aún desde antes de que Jobs comprara la división, y quien tuvo que lidiar de primera mano en más de una oportunidad con el particular carácter de Jobs y con sus conocidas técnicas para condicionar el accionar del otro. El mismo John Lasseter que tras la muerte de Steve Jobs escribió:

Steve Jobs fue un visionario extraordinario, nuestro gran amigo y la luz guía de la familia Pixar. Él vio el potencial de lo que Pixar podía ser antes que el resto de nosotros, y más allá de lo que cualquiera pudo haber imaginado jamás. Steve se arriesgó con nosotros y creyó en nuestro loco sueño de hacer películas animadas con computadoras; lo único que siempre dijo fue simplemente “háganlo grandioso”. Él es el porqué de que en Pixar hayamos tomado el rumbo que tomamos y su fortaleza, integridad y amor por la vida nos ha hecho a todos mejores personas. Él por siempre será parte del ADN de Pixar. Nuestros corazones están con su esposa Laurence y sus hijos en estos momentos increíblemente difíciles.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.