¿To ién?

Hace un par de años atrás, el jefe del equipo de trabajo global al que pertenezco, solía venir bastante seguido desde USA a la Argentina. Al principio empezó a venir estrictamente por laburo, después supongo que siguió viniendo porque le gustaba el lugar y la gente, y después claramente siguió viniendo porque se empezó a cepillar a una minita de la empresa. Pero no voy a entrar en esos detalles.

El tema es que de tanto venir empezó a habituarse no solo al idioma español, sino más específicamente a nuestra versión del español. Si buscan en YouTube van a encontrar a un gringo que habla el porteño casi tan bien como un local. Bueno, en el caso de nuestro jefe global, no era tan así la cosa porque él se habituó lo suficiente como para entender el idioma pero ni en pedo lo hablaba. De hecho creo que lo único que lo escuché decir en español fue "si", "no", "por favor", "gracias", "cerveza" y "fernet". Y de ese fue todo el vocabulario que necesitó para manejarse con soltura en sus asiduas visitas a nuestro país.

Una vez mientras almorzábamos le pregunté si realmente llegaba a entender cuando todos los demás hablábamos en español en su presencia. Porque por más que tratábamos de hablar delante de él en inglés para no dejarlo colgado, muchas veces alguno saltaba con algo en español y por instinto la respuesta salía en español también. Entonces me confirmó que en la medida en que hablásemos más o menos pausado (no despacio, sino con normalidad), generalmente no tenía problemas para entender lo que decíamos. Porque las palabras que no entendía o que no conocía las intuía dependiendo del contexto de la frase.

Y entonces me comentó que había una frase en particular que le había costado mucho llegar a entender. Era una frase habitual, pero cada vez que le quería preguntar a la novia (porque para ese entonces ya habían formalizado la relación), no sabía cómo hacer para explicarle. Le decía que era algo que siempre nos decíamos al saludarnos, y ella le preguntaba si se refería a "hola" o "como estás". Pero no. No era eso. Pero no sabía cómo pronunciarlo como para darle una pista. Hasta que un día cuando ella se saludó con otra persona, él de golpe le dice:

- ¡Eso! ¡Eso que dijiste! ¿Qué es eso que dijiste?
- ¿Qué cosa?
- ¡Lo que acabas de decir!
- "¿Todo bien”?
- ¡Si! ¡Eso!
- Ah, es como preguntar "¿All good?" - por supuesto todo esto fue en inglés, y solo el "Todo bien" fue en español
- Si, pero no suena así cando lo dicen. Suena diferente... - Y tenía razón, porque cuando dos personas se saludan, el "¿Todo bien?", suena más bien a algo como "¿To ién?"

Y desde ese momento, cada vez que me saludo con alguien, o escucho a dos personas saludarse con esta frase, instantáneamente me acuerdo de él.

Y esto se parece un poco a lo que me contaba mi primo el otro día con respecto a eso de pedir un deseo cuando se pasa por abajo de un puente por el que justo está pasando un tren. El tema es que alguien con quien él laburaba le dijo que si en el preciso momento en que se está a punto de pedir el deseo, uno imagina a un cocodrilo asomándose por una de las ventanas del tren, entonces el deseo no se cumple. Y entonces me dice mi primo:

- La puta madre ahora cada vez que paso por abajo de un puente por el que está pasando un tren, automáticamente me imagino a un cocodrilo asomándose por una de las ventanas y ya es al pedo pedir el deseo - ¡Bueníiiisimo!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Marcá el cuadro de abajo para seguir.